h1

Cómo elegir un buen libro

borges20con20libros

Los niños necesitan ver libros a partir de los ocho meses, pero a menor edad, los cuentos deben ser más simples, sin texto o con pocas palabras. Naturalmente, cuando los niños crecen, las palabras y el grado de complejidad aumentan. Se deben elegir historias que los niños comprendan y con las que se puedan identificar.

Desde 8 meses a 2 años:

A esta edad al niño le gusta reconocer, indicar y nombrar los objetos de su entorno (taza, oso, gato, guagua, cama) y le llaman la atención los libros en los que aparecen esos objetos.

En una segunda etapa, al niño le gustan libros con una trama simple y lineal en la que se refleje el ritmo y los hábitos de su propio día (por ejemplo, un niño que se viste y va a la verdulería con su mamá y después vuelve a su casa y ayuda a pelar las papas). Las ilustraciones o las fotografías son simples, sin detalles.

Los libros pueden ser de genero, de plástico o de cartón grueso para que los niños los puedan tomar y manipular.

Desde los 2 años:

En esta etapa el niño aumenta la conciencia de sí mismo y de su entorno y le gusta explorar. Los libros apropiados para esta edad relatan historias muy sencillas de hechos cotidianos, con un protagonista único que aprende algo en el transcurso del cuento y experimenta un desarrollo psicológico. La historia transcurre en un tiempo corto, desde unos minutos a un día. Si hay texto escrito, será de cinco o seis palabras por página.

Las imágenes siguen siendo simples, pero empiezan a complementar la historia o incluso a sostenerla, de modo que una vez que el niño lo ha escuchado, puede seguir las ilustraciones y contarla solo. A veces, aparecen en los dibujos cuentos secundarios que a los niños les gusta descubrir.

Las historias deben ser claras, y completar un ciclo con principio, desarrollo y final: calma, ruptura de la calma, conflictos que alcanzan el clímax, solución de conflictos y vuelta a la calma.

Desde los 3 años:

El niño que ha pasado por las etapas de lectura arriba mencionadas, y que ha desarrollado una relación de hábito con los libros, podrá entender y gozar cuentos más complejos. Los temas siguen siendo de la vida cotidiana, pero reflejan el mundo real con mayor detalle. Puede haber más personajes, no sólo un niño y un adulto, es decir, las relaciones sociales se amplían. El “tiempo interno” del cuento puede ser más largo, es decir, la historia puede durar semanas o meses. El niño necesita verse reflejado en dilemas más complejos, la historia puede tratar temas emocionales como los celos, el miedo o deseos difíciles de expresar.

 

¿Cómo elegir un buen libro?

Hay libros sin texto en los que la calidad y complejidad de las ilustraciones van a definir la edad de los lectores, porque pueden tener ilustraciones muy detalladas poco atractivas para los más pequeños, y muy interesantes para los más grandes.

Todos los libros reflejan el punto de vista del autor. El lector adulto debe saber que al escoger alguno encontrará, y enseñará al niño, un mensaje que conlleva determinados valores y juicios.

Los cinco libros más recordados por los niños

  1. Buenas Noches, Gorila
  2. Willy el Campeón
  3. ¡De repente!
  4. El Topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza
  5. Quiero mi comida.

Los cinco libros más recordados por los padres

  1. Fernando Furioso
  2. Martes peludo
  3. El príncipe Pedro y el oso de peluche
  4. El Libro de los Cerdos
  5. El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: